RMFF 2016

EXPERIENCIA CERCANA LA MUERTE

texto por Carlos Enrique Díaz

Near Death Experience hay que tenerle paciencia, pues en su encierro de corte existencialista y abocado a la vieja discusión sobre si la muerte es el final de todo, admitiendo al suicidio como un acto de salvaguarda frente a un mal porvenir, no derrama el inclemente humor que nos venían acostumbrando la dupla Gustave Kervern y Benoit Delépine sino que esta chacota es finamente insertada en apropiado cuentagotas. El protagonista en esta ocasión es el escritor Michel Houellebec, improvisando dentro de su corta expresividad a un empleado retirado que de una vez quiere deshacerse de su infelicidad a través de la eliminación. Los realizadores de la inolvidable Le Grand Soir no descuidan su contenido social, preguntándose ayudados con la prosa de Houellebec, si el hombre al culminar todo el proceso que difunde el sistema para ser alguien, consigue o no ese cometido dados los diversos problemas de auto aceptación y desamor que este mismo aberrante programa siembra en su interioridad. Como repito, este film es para entregarle cierta chance en sus concisos noventa minutos de recorrido y tolerando en lo posible, esta suerte de monólogo de corte absurdista que claramente quiere ser una respuesta profunda sin sobresaltos shocking morbosos a películas como 127 Horas de Danny Boyle, es más, utilizando la actividad del ciclismo de montaña de por medio. NDE es filmada a encuadre abierto, queriendo abarcar toda la profundidad de su campo aun si su tiro no esclarece (literalmente) el objetivo deseado, asimismo agregando a la exclusividad interpretativa del autor de Las Partículas Elementales, va una incesante reproducción de Brahms al hartazgo que incluso avisa demasiado el derrotero del principal. En cambio, su toque cómico a modo de tubo de escape es inefable, otorgando la contraparte oxigenante a tanto lamento alrededor de la naturaleza, lo mejor del documento. Delépine/Kervern presentan una cautelosa obra que si bien los confirma como un dúo de grata recordación, personalmente los prefiero en plan estrafalario y delirante que haga añicos los problemas envolventes del ser humano capitalizado. Participante del último Orizzonti, fue de lo más rescatable de esta sección en decadencia dentro del reconocido Festival de Venecia.

Leave a Reply