RMFF 2016

El Estado Mexicano

El siguiente es un texto escrito por Pedro Emilio Segura Bernal, miembro del Jurado Joven en esta edición del RMFF.

¿Qué viene primero? ¿El huevo o la gallina? Con el fenómeno de la violencia, es difícil realizar un análisis más allá de lo evidente. Naturalmente, la violencia resulta parte de una naturaleza animal, del animal humano. Pero cuando este elemento nocivo pero inherente se desborda, resulta ineludible. Obviar esto sería obsceno…al igual que permanecer en este en un constante regodeo.

Para hablar de la violencia, se requiere ir más allá de la demostración. El puro símbolo que otorga la réplica permite la siempre posible volatilidad de interpretaciones. Mas el nunca preocuparnos por un origen, dejando a lado la investigación histórica, el bagaje ancestral y el permanecer en la reproducción permanente, no puede más que volverse algo más que sintomático y alcanzar lo problemático, esto en el campo del que se habla.

¿Qué lugar tiene la violencia en el campo cinematográfico? En este arte de discurso único, la pura exhibición y la teoría justificatoria no son suficientes. La exhibición de protesta también. La realidad obliga. Si hay un horror, este siempre genera. Obliga a la expresión. Hay una reacción instintiva. La acción implica reacción. La violencia genera violencia. ¿Pero cuál es el camino para ir más allá de esta?

El país estructuralmente parece estar podrido. La descomposición social e institucional es rampante. Como un cáncer, la violencia sistemática física, económica y política de este estado de sitio camuflajeado no se detiene en esta batalla interna que siempre existe contra la enfermedad.

A fin a una idiosincrasia artística, el cine mexicano ha tomado postura contra un país que obliga. Ninguna expresión se escapa del comentario social. Menos el cinematográfico y mas en Mexico, donde la vena realista­ retratista ­costumbrista siempre invade. Las herramientas del séptimo arte que van desde la comedia, el retrato, la contemplación y la experimentación más radical parecen incapaces de eludir este desbarate nacional que parece eterno. ¿Pero qué tanto se entiende lo que está sucediendo? ¿Que tanto se está investigando o reflexionado? ¿Qué otro tanto hay de simple reproducción?

Hoy, 1ero de mayo del 2015, México vivió uno más (otro) de sus episodios más oscuros y obscenos de tiempos recientes. Jalisco fue salvajemente violentado en una jornada que arrojó otro discurso de sangre y terror. Aunque no concuerde en la totalidad con el discurso pop con lo que abordan las temáticas de la violencia tanto la comedia deconstructiva de Artemio como el diario nihilista a la Bret Easton Ellis de Santiago Mohar, la premiación de los filmes en el pasado RMFF así como estos, se revaloriza. La realidad aporta al cine, revaloriza obras aunque debiese ser a la inversa.

El premio del Jurado Joven de presente edición también se recategoriza. Como grupo, logramos afianzar un discurso que fuese más allá de la obviedad. Más allá de lo estético, meritorio, bien logrado o satisfactorio. El premiar La Maldad del debutante Joshua Gil nos dejó más que satisfechos. La obra es valiosísima. Lírica, imponente, atrevida aunque divagante.

Como jóvenes, la obra de Joshua nos sirvió de manera ambivalente. Premiamos a un talento novel de futuro bárbaro pero teníamos que ir más allá. En un país donde 43 estudiantes fueron asesinados impunemente por el estado cualquier espacio, por pequeño que sea, debe de ser aprovechado por la juventud. Hoy, 1ero de mayo del 2015, en medio del horror del ordinario, las palabras que escribimos y recitaron mis compañeros en el estrado, son revalorizadas, palabras hermanadas a las consignas que invaden el final del film: “Por un México sin Maldad.”

Por favor, ya no más.

Gracias Joshua, por darnos la oportunidad.

________________________________________________

Sobre Me Quedo Contigo.

https://www.youtube.com/watch?v=-17xKWmn7Sc

Sobre Los Muertos.

https://www.youtube.com/watch?v=BO_bfF-_8W8

Leave a Reply