en el cine

Lo clásico sigue vigente

Se trata de la forma más clásica, la más tradicional y convencional, pero no por ello deja de ser atractiva: el cine fue inventado inicialmente para verse en espacios cerrados y es por eso que la proyección de una película en una sala de cine conserva todo el encanto y la filosofía con los que el séptimo arte fue concebido: en esta forma de ver el cine se da la total inmersión del espectador en la historia filmada.

La oscuridad total, la ausencia de ruidos y distracciones externas en un espacio compartido con un montón de desconocidos, todos inmersos en la misma historia… Esa experiencia común, ese desaparecer del mundo exterior cuando uno se acomoda en su butaca para vivir otros mundos, es lo que hace que millones de personas en todo el planeta sigan yendo a las salas de cine.

En rmff mantenemos a los cines como espacios idóneos para la proyección de películas: nuestras sesiones en las salas de Plaza Pelícanos, en Playa del Carmen, agotaron entradas en casi todas las proyecciones programadas en rmff 2014, por lo que en esta cuarta edición de 2015 esperamos repetir el éxito, y que las salas de cine de nuestro festival, del país y del resto del mundo, sigan llenándose de amantes del cine de calidad.