NOTICIAS DE LA MESA DE REDACCIÓN JUVENIL RMFF 2016

Entrevista con Juan Manuel Sepúlveda

Tuvimos la oportunidad de platicar brevemente con el aclamado documentalista mexicano Juan Manuel Sepúlveda, director de “La frontera infinita”, “Lecciones para una guerra” y “La balada del Oppenheimer Park”, esta última compite en la sección Plataforma Mexicana del Riviera Maya Film Festival 2016 y fue el tema de esta conversación.

¿Cómo fue tu acercamiento a las personas que protagonizan el documental?

Yo visitaba el parque como parroquiano interesado en la población latina que había encontrado asilo en Vancouver y se habían dedicado a la venta de crack al llegar a Canadá. El parque era como su centro de operaciones. Poco a poco me fui involucrando con esta población latinoamericana, que a su vez estaba muy vinculada con la población nativa norteamericana. Así empecé a tener un lazo mucho mas estrecho con esta población nativa y sobre todo con un pequeño grupo que se dedicaba a beber todo el día en el parque: eran básicamente los excluidos de los excluidos. Me empecé a involucrar con ellos y poco a poco fui soltando la posibilidad de realizar una película juntos. Me dijeron que sí, pero que hiciéramos algo diferente pues estaban hartos de que llegaran documentalistas a preguntarles cuánto habían sufrido durante todas sus vidas, querían realizar algo distinto. Propuse que hiciéramos algo con las dinámicas del “western”, pues era el género con el que habían crecido todos ellos, y que así fuéramos construyendo nuestro propio tipo de película. El proyecto se fue gestando así, con pláticas y discusiones entre los habitantes del parque y yo.

¿Cómo fue estructurar tu material?

El material te va diciendo, aunque tengas una idea muy clara, te basas en el material que tienes: lo escuchas y lo ves y vas viendo cómo juega con los otros elementos y cómo se conjuga, es cosa solamente de observar el material que ya tenías.

¿Qué era lo que te interesaba sobre la degradación de estos personajes?

Más que llamarlo una degradación y otorgarle una connotación negativa al acto que ellos ejecutan de matarse todos los días, yo lo veo como un desafío a esta terrible imposición de una ley y un orden que no les pertenece. De hecho, una de las razones por las que me permitieron entrar y participar en su grupo fue porque yo respeté absolutamente su derecho a decidir sobre su propia vida, y de reganar la soberanía sobre su cuerpo.

AUTOR DE LA NOTA
Pedro Emilio Segura Bernal
OCUPACIÓN: Distribuidor (La Ola) / Programador (CineClub Continental) / Crítico (Freelance)

Leave a Reply